COMPORTAMIENTO DE LOS GATOS DENTRO DEL HOGAR Y FUERA DE ÉL

BIENESTAR, CUIDADO, GATOS, HOGAR, MALLAS, PROTECCION, SEGURIDAD -

COMPORTAMIENTO DE LOS GATOS DENTRO DEL HOGAR Y FUERA DE ÉL

Como sabemos el comportamiento de los gatos es bastante llamativo, esto a que ellos son bastante autónomos y crean un entorno para ellos mismos dentro del hogar sabiendo que ellos son antisociales dentro del hogar con otras mascotas, en algunas excepciones se crean afectos con otras mascotas pero esto cuando el gato es pequeño y llega de cachorro a nuestra casa.

Al ser los gatos una mascota tan fría en términos sentimentales hacia sus dueños, los comportamientos de ellos pueden variar según el entorno de hogar ya sea si es un espacio cerrado o un espacio abierto tienen su rutina en la que se destaca dormir casi 15 horas al día y estar activo en las altas horas de la noche, esto debido a que son unos animales con un instinto salvaje “incorporado” y tienden a ser muy activos, cazadores y en algunos casos con tanta energía que pueden hacer destrozos en nuestro hogar. A continuación vamos hablar del comportamiento de los gatos dentro del hogar.

La energía de los gatos

La energía de los gatos es algo que va con ellos desde el primer momento que llegan a casa, según el diario el país de españa los gatos atraen la mala energía de las personas y la absorben para poder llegar poder sacar esa mala energía de sus dueños y su alrededor en casa, a igual que las enfermedades también suelen ser un amuleto de absorción para la mejoría de sus dueños.

 La convivencia con otros gatos

La convivencia entre gatos no acostumbra a ser fácil. Las peleas y riñas entre ellos pueden convertirse en una actividad frecuente, y ser provocadas por diversos motivos.

Los gatos que han sido castrados o que desde pequeños han convivido en familia, toleran mucho más el hecho de compartir su hogar con otras mascotas. Las peleas suelen desembocar en una lucha y demostración de fuerza que se caracteriza por el pelo erizado, los maullidos, los arañazos y los bufidos. Estos son algunos de los motivos:

- Competencia por el dominio de las hembras.

- Conflictos territoriales.

- Confrontación por el acceso a la bebida o comida.

- Dolor durante el juego.